“it’s a small world” Holiday se convierte en un paraíso invernal durante las Fiestas en el Disneyland Resort Datos curiosos

Filed in: Disneyland Park, Disneyland Resort

Para muchos visitantes del Disneyland Resort, hay una visita durante las fiestas que no se pueden perder: el viaje a través de la encantadora atracción “it’s a small world” Holiday. Ya en su 22ª temporada, “it’s a small world” Holiday nace de la atracción clásica para convertirse en un paraíso invernal donde todos los niños y niñas del mundo están vestidos con trajes y vestidos tradicionales de la temporada de fiestas, alegremente cantando una combinación de canciones típicas de la época, así como el tema principal “It’s a Small World (After All)”. La historia de la atracción pasa de ser una fiesta encantadora con muñecos, juguetes y decoraciones que representan a los niños y niñas de muchas naciones, todos unidos a través de una canción, a una celebración de las fiestas alrededor del mundo.

El servicio Disney FastPass está disponible para disfrutar esta atracción, lo cual hace más fácil que nunca embarcarse en el crucero más feliz que jamás haya partido. Los visitantes al parque podrán disfrutar de “it’s a small world” Holiday del 9 de noviembre de 2018 al 6 de enero de 2019.

Datos curiosos:

 

  • Este año, como novedad, cuando los visitantes entren a Europa, pasarán por debajo de un arco hecho de pan de jengibre. El arco está adornado con hombrecitos de galleta de jengibre y bastones de caramelo gigantes.
  • Los decoradores festivos utilizan 50,000 luces para iluminar la fachada de “it’s a small world” Holiday, a las que se suman 350,000 lucecitas en los árboles, cercos y topiarios de animales que rodean a la atracción en el mundo mágico de Fantasyland. Miles de luces adicionales decoran las tiendas y los quioscos de comida que rodean a la atracción, llevando la suma total a más de 400,000 luces que añaden más brillo al ambiente invernal de la plaza alrededor de “it’s a small world”.
  • El acogedor ambiente festivo alrededor de la plaza aumenta considerablemente gracias a los ornamentos de diversos colores, nochebuenas y bellas guirnaldas adornadas con festivos ornamentos internacionales.
  • Tras la puesta de sol, el reloj sonriente en frente de “it’s a small world”, luciendo el sombrero típico de Santa Claus, da paso a un resplandeciente espectáculo de proyecciones. En varias ocasiones durante la noche, la bien iluminada fachada de la atracción se transforma en un mecanismo de relojería gigante, gracias a la tecnología de proyección 3D. Los engranajes y muelles ceden el protagonismo a un verdadero paraíso festivo oculto tras el mágico reloj.
  • Los visitantes de la “Atracción más Feliz del Mundo” navegan por 10 escenarios inspirados en diversos lugares alrededor del mundo, como Europa, Asia y África, cada uno representando la tradición cultural y festiva que se celebra en tales regiones.
  • Entre los efectos especiales que se usan dentro de la atracción destacan los aromas de pino que emergen de un bosque invernal reluciente y los aromas de menta que surgen de los dulces navideños en las escenas ambientadas en Europa. En la escena del Mar del Sur, cientos de burbujas iridiscentes inundan el paisaje.
  • En el segmento europeo casi 150 velas gigantes decoran el Árbol de Navidad y sus áreas colindantes. La tradición de prender las velas, que solía ser una de las más arraigadas en los países de la Europa Occidental, sirvió de inspiración para las luces de colores que hoy adornan los árboles de Navidad.
  • El final de la atracción presenta a un hombre de nieve de 14 pies de altura (4.2 metros), hecho de copos de nieve de cristal brillante que resplandecen gracias a miles de luces. El hombre de nieve está situado justo encima de una bola de nieve gigante de 10 pies de ancho (3 metros) y muestra un cartel “helado” en el que se lee “Felices Fiestas” en colores que van cambiando con el movimiento de los visitantes. El hombre de nieve se unió a esta atracción festiva en 2011, inyectando en la experiencia una porción extra de polvo mágico navideño.
  • La música icónica de “it’s a small world”, compuesta por los legendarios Hermanos Sherman, es uno de los elementos claves de la atracción durante el resto del año. Cuando se transforma en “it’s a small world” Holiday, los visitantes siguen escuchando esta melodía clásica, entre canciones típicas de las fiestas como “Jingle Bells” y “Deck the Halls”.
  • A lo largo de la atracción se escuchan numerosos idiomas de alrededor del mundo, que serenan a los visitantes con melodías en inglés, francés, italiano, español y lenguas propias de países escandinavos. También se pueden ver carteles y pancartas en las que se leen mensajes típicos de las fiestas en francés canadiense, holandés, asante y hawaiano.
  • El Disneyland Resort dispone de su propio equipo de “duendes” que cada año ayudan a crear la magia de “it’s a small world” Holiday. Al talentoso y dedicado equipo de casi tres docenas de miembros del elenco Disney, conocidos como “cast members”, le toma 35 días para instalar la fachada resplandeciente y casi 18 días para decorar el interior de la atracción con los ornamentos festivos.
  • Durante el resto del año, prácticamente todos los adornos y los elementos escénicos de esta versión de la atracción se almacenan allí mismo. Pero con un aviso bien animado: ¡que no se abran hasta que empiecen las fiestas!

###

 

Contactos para los medios:      
Departamento de Relaciones Públicas Disneyland Resort
714-781-4500
www.disneylandnews.com

www.disneyparksblog.com


www.twitter.com/disneyland